Existen dos tipos de virus del herpes simple que están relacionados: HSV1 y HSV2. Ambos suelen causar infecciones recidivantes a lo largo de la vida de las personas que afectan a boca, piel, labios, ojos y genitales.  Se estima que en todo el mundo existen una prevalencia del 67% en el año 2012 para el HSV-1 entre personas de 0 a 49 años y una prevalencia de un 11% para el HSV-2 en personas entre 15 y 49 años.

HSV-1:Es el que generalmente se asocia a lesiones orales, responsable del herpes labial con llagas y vesículas en labios y cara. El contagio es por contacto directo por medio de fluidos y secreciones. Comúnmente se suele decir que el HSV-1 afecta a zonas  de la cintura hacia arriba mientras que el HSV-2 a las zonas de la cintura para abajo.

SÍNTOMAS:

La mayoría de las infecciones son asintomáticas haciendo así que los portadores ni siquiera sepan que están contagiados. Sin embargo, aquellas que muestran síntomas, cursan con un hormigueo y a continuación un conjunto de pequeñas vesículas en la boca o alrededor de ésta, que durarán en torno a 10-19 días e irá variando de forma hasta convertirse en una costra amarillenta que terminará cayéndose.

CAUSAS:

La mayoría de las infecciones suelen adquirirse en la infancia https://www.clinicadentalrosell.com/que-es-la-gingivoestomatitis-o-gingivitis-herpetica/ , siendo ese el primer contacto con el virus del herpes simple que permanecerá latente en los nervios, y a lo largo de la vida puede manifestarse o no, una de sus manifestaciones es el herpes labial.

En el caso del herpes labial, el contagio solo se produce cuando el herpes labial está activo, es decir, cuando hay lesiones en el labio. También cabe la posibilidad de contagio por uso de utensilios contaminados como vasos o cubiertos.

Una vez que el virus está en nuestro cuerpo podrá aparecer de manera recurrente por diversas causas:

– Estrés físico o emocional. Aquí hemos de decir que suele ser muy frecuente en la clínica del odontólogo, posterior a una sesión en la que el dentista tira/retrae el labio.

– Enfermedades que cursen con estados febriles.

– Exposición excesiva a la luz solar o al frío.

– Inmunodepresión.

TRATAMIENTO:

Existen medicamentos antivíricos que ayudan a aliviar los síntomas pero nunca eliminarán el virus de nuestro cuerpo. Podremos utilizar: aciclovir, famciclovir, valaciclovir o parches. Estos medicamento frenan la replicación del virus y acortan el tiempo de curación y disminuyen los síntomas ademas de que ayudan a mantener la humedad adecuada en la lesión. 

Sin embargo, lo más importante son las medidas higiénicas, como evitar tocarse la zona afectada y en caso de que se haga, lavarse las manos inmediatamente.

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contactános
close slider

Responsable: Clínica dental Dr. Rosell
Finalidad: Contestar a tus preguntas.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: Tus datos los guardará Clínica dental Dr. Rosell según la Ley de Protección de Datos.
Derechos: Tendrás derecho de acceso, rectificación y supresión de tus datos.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.